Estrella del Rock

Es invierno, el termómetro se encuentra por debajo de los cero grados y nada en la fría y oscura noche de Minneapolis hace presagiar que la situación vaya a cambiar. Aún así la gente se aproxima al Target Center con la idea de entrar en calor y ver una noche más a sus Timberwolves, esta vez ante Dallas.

Hoy Kevin Love es baja de última hora, una losa más en la minada moral de unos Wolves que pese a las lesiones (Brandon Roy, Josh Howard y Chase Budinger también están tocados) están haciendo las cosas bien en este arranque de temporada.

Su balance es de 11-9, pero para el aficionado que entra en un pabellón NBA no sólo vale la victoria, el espectáculo siempre debe estar servido. Sin el capitán y estrella del equipo K-Love, tendremos que esperar a que los rusos, Shved o Kirilenko den un poco de juego. Difícil si nos tenemos que guiar por su rostro, esencia de la inexpresividad. Siempre se puede recurrir a la sangre del puertorriqueño Barea, aunque su inicio de temporada tampoco augura una gran gesta. Por dentro los PekovicCunningham o Stiesma cumplen pero sin ningún espacio a la floritura. Decidido, habrá que esperar un mate del jugador de segundo año, Derrick Williams… ¡Vaya noche nos espera!

Así sería una noche más en la vida del aficionado de Minnesota. Pero esta noche no, hoy el pabellón se llena y lo hace ilusionado. Hoy es el “Return of Ricky”. El jugador español lleva esperando este día desde hace 9 meses, cuando la rodilla de otro genio, Kobe Bryant, interrumpió su gran inicio de trayectoria NBA.

Todas las miradas de la liga, no sólo las del Target Center están puestas en Ricky, él lo sabe y le encanta. Y de eso se trata. Aplausos, gritos, cánticos cuando el base del Masnou se prepara en la zona de cambios…Con Ricky Rubio ha vuelto la magia.

Dos acciones, un pase por la espalda y otro entre las piernas le valen para dejar claro que ya está aquí de nuevo. Con 8 puntos y 9 asistencias en su vuelta le sobra para levantar a la gente de sus asientos. La vida ya no sigue igual por Minneapolis, el gusanillo de la ilusión vuelve a picar a la gente. La próxima noche podrán volver a decir “hoy juega Ricky”. 

Anuncios

Publicado el 16 diciembre, 2012 en Baloncesto, NBA y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: