Tener estilo

“Es todo publicidad, jugó los Juegos Olímpicos, es profesional desde los 14 años… todo eso te lleva a pensar que es correcto que esté aquí. Cuando he jugado con él, sus estadísticas fueron cero puntos, dos asistencias y dos balones perdidos, ¿cómo puede ser eso? Creo que soy mejor jugador que él, tiro mejor, las únicas veces que le he visto hacer algo bueno es un pase de béisbol o algo así”

 


Todo estas “joyitas” salieron de la boca del siguiente personaje y jugador de la NBA que os voy a presentar, Brandon Jennings

 ¿A quién se refería? Hablaba ni más ni menos del gran Ricky Rubio. Jugador que acaba de volver a la NBA tras la grave lesión que le tuvo apartado de la competición durante 9 meses, cómo os contamos en la anterior entrada de este blog.

Podríamos considerar a Jennings como un ejemplo más de bocazas y seguramente lo sea. La época en que soltó estas palabras era justo previa a la elección del Draft del 2009, donde Rubio y él intentarían conseguir una elección alta para lograr más fácilmente el sueño de llegar al circo de la NBA.

Jennings paradójicamente conoció al jugador catalán en Europa donde jugó una temporada en la Lottomatica de Roma. Después de salir del high school rompiendo todos los records y promediando 35 puntos por partido, Jennings no dio el salto a un equipo universitario (principal vía para darse a conocer a los ojeadores de la NBA) si no que, empujado por un halo de joven problemático y mal estudiante decidió volar a Europa a probar suerte.

Allí disputaría la Euroliga donde se cruzaría con Ricky Rubio, por entonces en el DKV Joventut. Hay que dejar claro que las estadísticas que apuntó Jennings sobre Rubio son reales, salvo que dio 3 asistencias y también tuvo 3 pérdidas sin anotar ni un punto, pero lo que no dijo el jugador californiano es que Rubio jugó sólo 8 minutos porque acababa de salir de una lesión.

Para terminar de aclarar todo el malentendido conviene recordar que el joven jugador americano se expresó de esta forma después de ver que en los mock drafts (previsiones del draft) se le colocaba pasado el décimo puesto mientras que Ricky era situado entre el tercer y cuarto puesto.

 Días después de sus desafortunadas palabras Jennings corrigió su discurso pidiendo perdón via twitter: 

 Creo que me pasé. Me equivoqué diciendo que él es todo propaganda, no es justo. Me equivoqué. Fuera de la pista, Ricky Rubio es un gran tipo. Nunca quise faltarle al respeto. De todas formas pienso que soy el mejor jugador del draft y debo ser número 1”

Finalmente toda la historia concluyó con Ricky en un más que meritorio quinto puesto del draft mientras que Jennings no pudo ser más que decimoprimero. Rubio en ese momento no dio el salto a la NBA si no que permaneció un par de años más en Europa, curtiéndose en un grande como el Barcelona y ganando títulos. Como es sabido a veces conviene pecar de algo más de modestia.

Toda esta llamativa historia sirve para presentar al personaje y hacernos una idea de cómo es. Un joven afroamericano desgarbado, con bigotito y perilla. 1’85 metros de estatura, delgado y de complexión aparentemente débil, lleno de tatuajes. Gran saltarín y muy, muy rápido.

Brandon Jennings no deja de ser un calco en el campo, su larga lengua fuera de las pistas se puede traducir en un jugador descarado, con un gran uno contra uno, buen tiro de larga-media distancia pero con grandes problemas para leer el juego y ayudar a su equipo desde la posición de base. Bastante distinto a la idea que hoy se tiene en la NBA de Ricky Rubio.

Aún así hay que alabar a Jennings, después de empezar con mal pie ha demostrado con esfuerzo, sin pasar por la universidad y sin que nadie le regale nada, que es un jugador diferente. Se ha hecho un hueco en la NBA y es sin duda el líder de su equipo, los Milwaukee Bucks. Entre sus cuatro temporadas en la NBA ha promediado más de 16 puntos por partido, yéndose el año pasado a su tope con 19. No está entre los mejores asistentes de la liga, aunque sí promedia más de 5 pases de canasta.

En noviembre de 2009, jugando su primera temporada se convirtió en el jugador más joven de la historia en meter más de 50 puntos en un mismo partido de la NBA. Logró anotar 55 contra los Golden State Warriors, marca que a día de hoy sigue vigente y habla de su nivel.

No nos engañemos posiblemente siga siendo algo descerebrado y sería la última opción que querríamos para que alguien hablase en nuestro lugar, pero eso no impide que sea uno de los jugadores más espectaculares de la NBA, sinónimo de grandes highlights.

Actualmente las cosas le están yendo bien, su equipo está dentro de los ocho que entrarían al playoff por el Este y él ya sólo habla en la cancha. Pese a todo no podemos olvidarnos de Ricky, y es que la batalla final por saber quien ha creado más impacto en la mejor liga del mundo se la ha llevado el español. Con sólo media temporada a sus espaldas ha eclipsado a Brandon Jennings y a muchos más.

Vídeo de la sesión fotográfica que protagonizaron Rubio y Jennings en 2009 para la famosa revista Slam

Anuncios

Publicado el 24 diciembre, 2012 en ACB, Baloncesto, NBA y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: